73 edición | Actualización : 19.06.20 . 12:33

La Selección oficial 2020

Thierry Frémaux, acerca de la Selección oficial de 2020

Thierry Frémaux, acerca de la Selección oficial de 2020 © Valery Hache / AFP

 
Por Thierry Frémaux

 

A causa de la pandemia mundial, el Festival de Cannes no se celebrará este año en las condiciones habituales ni en las fechas previstas originalmente: del 12 al 23 de mayo de 2020. El 19 de marzo, fue aplazado hasta principios de julio. Junto con Pierre Lescure, presidente del Festival, consideramos que teníamos hasta el 15 de abril para tomar una decisión. Pero, el 13 de abril, las autoridades francesas anunciaron que no podía celebrarse ningún gran evento cultural durante el verano. Puesto que septiembre es tradicionalmente el momento de nuestros colegas internacionales de los festivales de Venecia y Toronto, no era cuestión de invadir su espacio. En cuanto a organizar Cannes más tarde, en octubre o noviembre, después de todos los festivales que se celebran a principios de otoño, no era una opción viable.

Sin embargo, jamás nos planteamos cancelar el certamen: como todos saben, el Festival solo se ha cancelado una vez en toda su historia, en 1939, y tan solo una edición no pudo completarse, la de 1968. En 2020, si el Festival International del Cine (el «FIF», como le llaman los viejos de Cannes) no podía adoptar su formato habitual, había que encontrar una forma de hacerlo diferente. Pero evitar su desaparición a toda costa.

 

Otro de los motivos por los que no nos hemos ido es porque los cineastas estaban ahí, al pie del cañón. Por eso no hemos citado a todos para 2021, por eso hemos decidido continuar. Y ha sido una decisión correcta: al optar por trabajar hasta el final para establecer una selección, hemos recibido más de 2000 largometrajes. Concretamente, 2067.

 

Esta Selección está ahí y es hermosa. Afirma que el cine, que ha desaparecido de las salas durante tres meses en 2020, y por primera vez desde que Lumière lo creara el 28 de diciembre de 1895, está más vivo que nunca. Y que sigue siendo tan singular como irremplazable: en un mundo de imágenes animadas en constante evolución, tanto los soportes como las obras, el cine marca su diferencia gracias a aquellos que lo hacen, a aquellos que lo mantienen con vida y a aquellos que lo glorifican. «Próximamente en sus pantallas»: la fórmula nunca ha sido tan imperiosa. Y lo veremos muy pronto: el cine no está muerto, ni siquiera está enfermo.

 

Durante el invierno y luego la primavera de 2020, las proyecciones continuaron. Primero de forma colectiva en la sala del Festival en París y, más tarde, de forma individual: los miembros del comité de selección recibieron las películas por Internet y las vieron por separado. A continuación, comunicaciones escritas y orales permitieron identificar aquellas películas que retuvieron nuestra atención. Fue un confinamiento dedicado al estudio.

 

Algunos de los títulos que fueron revelados este miércoles 3 de junio de 2020 figuraban en las quinielas realizadas por los comentaristas. Eran obras de cineastas reconocidos cuyo trabajo sabíamos que estaría listo este año. Otras películas, igualmente esperadas, visionadas y apreciadas por el comité de selección, estarán ausentes porque sus autores y productores han preferido aplazar su estreno hasta el invierno o la primavera de 2021 y aspirar así a los festivales del año que viene, incluido Cannes. Así que no es extraño no encontrarlos en la Selección oficial de este año. Esperamos verlos en 2021.

 

En cambio, observaremos muchos descubrimientos en esta Selección 2020: los festivales tienen como vocación situar en el mapa a los talentos emergentes, sobre todo en el caso de Cannes. También es el caso de este año particular que ha visto cómo las películas destinadas al cine ocupaban excepcionalmente las pequeñas pantallas en la primavera de 2020, una forma de afirmar nuestra voluntad de conservar la mitología y, al mismo tiempo, mirar hacia el futuro.

 

Decidir componer una Selección oficial es sobre todo la mejor forma de ayudar al cine, de resaltar las películas que se estrenarán en las salas durante los próximos meses. La reapertura de los cines, tras meses cerrados, es un desafío crucial. El Festival de Cannes quiere estar presente para ayudar a estas películas y potenciar su carrera en Francia y en el extranjero, además de reafirmar la importancia de las salas para aquello que forma el valor del séptimo arte. Sabemos que muchos festivales se encuentran en la misma situación.

 

Aunque no haya ningún evento en la Croisette, sobre todo en ese caso, la Selección oficial conservará su papel principal. De otra forma pero con las mismas convicciones y, gracias a todos, con la misma eficacia.

 

Con sus equipos en Cannes y en París, pero también con los artistas y los profesionales de las películas afectadas, con los explotadores y los directores de festivales de todo el mundo, el Festival seguirá de este modo colocando el cine en el corazón del mundo como lleva haciendo desde 1946, y manifestando su imperiosa presencia y su prodigiosa vitalidad.

 

Normalmente, el Festival presenta cerca de unas sesenta películas en su Selección oficial (59 en 2019, 56 en 2018). La selección presentada este 3 de junio de 2020 está formada por 56 películas.

 

Estas películas han sido elegidas entre los 2067 largometrajes recibidos este año, en comparación con los 1845 de 2019, 1916 en 2018 y 1885 en 2017 o, por tomar una cifra más lejana, las 1665 películas de 2010. Así que es la primera vez que la cantidad de películas presentadas en Cannes supera las 2000 unidades. La crisis y la ralentización de los procesos de posproducción no han tenido por tanto ningún impacto sobre el envío de las películas en selección.

 

Evidentemente, este aumento se debe sobre todo a las óperas primas: 909 se han presentado a la selección, una cifra al alza en relación con los años anteriores. Entre ellas, 258 han sido dirigidas por mujeres (28,4%) y 651 por hombres (71,6%).

 

En la Selección oficial de 2020, la cantidad de primeros largometrajes ha sido de 15 (es decir, 26,7% del total), en relación con 10 en 2019 (17%). Nunca habían figurado tantos cineastas debutantes en una sola Selección oficial. Es la mejor prueba de la vitalidad creadora del cine y ese es también el compromiso que asume el Festival de cara al futuro.

 

Otra cifra en aumento: la ampliación geográfica constante de la procedencia de las películas. En 2020, procedieron de 147 países, en relación con 138 en 2019, es decir, un aumento del 6,5%.

 

Respecto a la presencia de directoras, el Festival de Cannes se ha comprometido con el colectivo 50/50 a suministrar elementos estadísticos sobre la presencia de directoras.

 

He aquí dos:

 

  • 532 directoras han presentado su película a la Selección, es decir, 25,7% del total, en relación con 575 directoras inscritas en 2019, una cifra ligeramente a la baja.

 

  • de hecho, el número de directoras que figuran en la Selección manifiesta un alza más significativa: serán 16 directoras las que presentarán una películas, en comparación con las 14 de 2019, 11 en 2018, 12 en 2017, 9 en 2016, 6 en 2015; en porcentaje: 28,5%, una cifra más alta que el año pasado (23,7%) y, sobre todo, superior al porcentaje de directoras que se postulan a la Selección. Conviene señalar que esa cifra sube hasta 38% en el caso del cine francés que figura en la selección oficial.

 

Esta presencia de directoras es fruto de una evolución observada y anunciada desde hace varios años. Demuestra, en cantidad y en valor, la aportación artística y humana de las mujeres en el cine contemporáneo, sea como directoras o como técnicas. No es tanto una cuestión de cifras como de perspectiva de futuro positiva: cuando publiquemos las estadísticas de la competición de los cortometrajes o la de las películas de escuela de la Cinéfondation, cuyas selecciones se anunciarán posteriormente en junio, veremos que, entre las jóvenes generaciones, la presencia de directoras es todavía más prometedora en cuanto al objetivo de alcanzar una paridad que todos deseamos.

 

Debido a que las proyecciones no se realizarán en la Croisette siguiendo las programaciones y las tradiciones del Festival que forman el carácter como evento de Cannes, hemos agrupado los títulos presentados en una única lista sin enmarcarlas en las categorías habituales: Competición, Un Certain regard, Fuera de competición, Proyecciones de medianoche, Proyecciones especiales. Así que dejaremos que sea la crítica y la opinión pública, cuando hayan visto todas las películas, quienes se ocupen de definir la programación ideal de Cannes 2020.

 

Además, en una lista donde aparecen muchos desconocidos y desconocidas, será fácil inventar otras categorías, más sentimentales, más arbitrarias, geográficas o artísticas, en función de lo que encontremos: algunas eminencias, sorpresas, jóvenes cineastas, países raros, documentales y películas de animación y, este año, ese género cuya ausencia lamentamos tan a menudo en la Selección oficial: comedias.

 

En relación directa con lo que hemos mencionado anteriormente, esta selección se ha elaborado con la perspectiva de que el Festival de Cannes asumiera más que nunca la primera de sus misiones: fomentar las películas, los artistas y los profesionales al mostrar su trabajo, actuando como puente entre las salas y el público.

 

La Selección también se ha elaborado con los cineastas, productores y distribuidores que han decidido luchar contra la incertidumbre de estos tiempos comprometiéndose a estrenar sus películas desde ahora hasta el invierno de 2021. Esta Selección de 2020 refleja por tanto nuestra voluntad de centrarnos en películas que están buscando su público. En pocas palabras, al criterio habitual, tan indefinido como evidente (¡no tan evidente en algunas ocasiones!) de «¿Es una película para Cannes?», hemos añadido en ocasiones el de «¿No es una película perfecta para volver a las salas?».

 

Una selección ampliada, por tanto, en especial en cuanto a las películas francesas. Porque, aunque esta cosecha de 2020 ofrece un espacio de privilegio a los países habitualmente bien representados en la Croisette (Estados Unidos, Corea del Sur, Japón, Inglaterra) y acoge a territorios raros e introduce otros nuevos (Bulgaria, Georgia, Congo), se distingue por una amplia selección francesa. Cada año, Cannes presenta entre diez y quince películas francesas. Este año hemos ido hasta 21, es decir, cinco más que en 2017, 11 más que en 2018 y ocho más que en 2019.

Aunque muchos festivales internacionales también dan cita a los profesionales y los periodistas para dar a conocer su cine nacional, no se trata de eso en este caso ni de un regreso de aquella antiquísima sección del Festival: «Perspectivas del cine francés». El cine francés no dispone de ningún lugar de privilegio reservado. Simplemente, y a pesar de que varios artistas establecidos del cine francés han tenido que esperar al próximo año, la cantidad y la calidad de las películas visionadas han  provocado esta fuerte presencia.

Presencia política, en este caso: somos conscientes de hasta qué punto la necesaria diversidad internacional de la creación procede en primer lugar de la fuerza de cada región del mundo. Francia muestra de este modo un ejemplo de un cine beligerante, que defiende una visión del cine, produce sus propias películas y realza las de los demás países. Quiero aprovechar para mostrar nuestro apoyo a los cineastas y productores de México, gran país del cine mundial y formidable proveedor de películas para el Festival de Cannes que, a través del presidente del jurado de 2019, Alejandro González Iñárritu, y de Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro, luchan para que su futuro no se apague definitivamente.

 

Esta presencia francesa también es fruto de esta oportunidad actual: queremos mostrarnos más que nunca en consonancia con la explotación en salas durante los próximos meses. Finalmente, conviene señalar que entre estas 21 películas francesas, que muestra una nueva generación de actores, ocho han sido dirigidas por mujeres, es decir, un 38% del total, y 9 son óperas primas (42%), dos cifras que nos permiten ser optimistas de cara al futuro.

 

Todos nos quedaremos sin el evento de Cannes y de todo aquello que una mera proyección en el Palais des Festivals es capaz de generar: una aclamación, una reputación, una tempestad y, en ocasiones, algunas tormentas. En resumen, aquello que forma el sabor y la riqueza del desfile de creación de altura que son los doce días del Festival de Cannes antes de que las películas partan en busca de otras fortunas y otros éxitos en las salas y en los festivales del mundo entero. Junto con mis compañeros del comité de selección, también deberemos privarnos de las apuestas que hacemos cada año sobre la recepción de las películas, sobre los murmullos que se producen cuando las luces se apagan, en el momento en que las cortinas se abren y la música de Camille Saint-Saëns comienza a sonar. Algunas obras las seleccionamos por ese motivo, por la emoción que anuncian, por el efecto que provocarán en las salas, por el «rumor-Croisette» que una sola proyección es capaz de provocar, por la ayuda que nosotros podemos aportar, por el apetito que provocarán en el Marché, para ver a los explotadores de todo el mundo regocijarse ante la temporada que se avecina.

 

Habrá que encontrar otra forma de defenderles: ya no podrá ser en el estreno en el Palais sino en las salas y los festivales de todo el mundo. Porque así es como nos hemos dado cuenta, y ha sido objeto de abundantes comentarios, de la pérdida y la soledad que todos hemos sentido el pasado mes de mayo. La forma en que algunos periódicos (y pienso en especial en los maravillosos artículos del New York Times que dieron la palabra a cineastas «de Cannes» y a todos aquellos que desearon revivir nuestros recuerdos comunes el pasado mes de mayo) expresaron su profundo vínculo con el certamen nos incita a continuar y a reflexionar sobre el futuro. El año 2021 será muy importante en muchos sentidos.
 

Muchos otros festivales de todo el mundo han expresado su deseo de acoger las películas de la selección de Cannes. El Festival de Cannes desvelará próximamente la forma en que llevará a cabo su actividad el próximo otoño. Tradicionalmente, las películas de la Selección Oficial son invitadas por los festivales que le suceden, como Locarno, Telluride, Toronto, Deauville, San Sebastián, Pusan, Angoulême (para el cine francés), Morelia, Nueva York, Lyon, Roma, Río, Tokio, Bombay o Mar del Plata e incluso Sundance el próximo mes de enero, y lo serán de nuevo, con el apoyo reafirmado y activo de Cannes y de sus equipos. Como el año pasado, el Festival presentará una o dos películas en común con la ACID (Asociación del Cine Independiente para su Difusión), una de las secciones paralelas del Festival que también propondrá una selección, como la Semaine de la Critique. Finalmente, habíamos explorado con Lili Hinstin, su directora, la posibilidad de ser acogidos por el Festival de Locarno (antes de que ella se viera obligada también a renunciar a su celebración) y hablamos con José Luis Rebordinos, el director del festival de San Sebastián, para que las películas incluidas en la Selección oficial de 2020 también pudieran participar en competición, algo que las reglas habitualmente impiden. A situaciones excepcionales, respuestas excepcionales.

 

Como ya anunciamos, el Marché du Film ha apostado este año por una edición en línea, organizada por su director Jérôme Paillard. En este caso, era viable una edición en línea, algo que no quisimos hacer en el caso del propio Festival (en caso de que hubiera sido posible con los propietarios de las películas). Y tanto la participación como los ánimos son prometedores. Toda la información está ya disponible en el sitio web del Marché du Film.

 

Las selecciones de la competición de los cortometrajes y de las películas de la Cinéfondation se desvelarán en los próximos días, así como la composición del programa de Cannes Classics, cuya película más emblemática será Deseando amar, la obra maestra de Wong Kar-wai, anunciada el pasado mes de febrero y que se estrenará en diciembre de este año.

 

Aunque soy yo quien firma este texto que describe la preparación de la Selección y la de todo el Festival, me gustaría rendir homenaje a todos aquellos que hacen que el Festival sea posible y quisiera comenzar por dar las gracias a Christian Jeune, director del departamento de películas, auténtico director de orquesta de la organización de la Selección oficial y sus asistentes Zoé Klein, Nadine Famien y Bruno Muñoz, así como a aquellos y aquellas que forman el comité de selección: Virginie Apiou, Paul Grandsard, Laurent Jacob, Stéphanie Lamome, Eric Libiot, Lucien Logette, Johanna Nahon, Guillemette Odicino, Caroline Veunac, así como a nuestros corresponsales en el extranjero: Didier Allouch, Joël Chapron, Isabelle Glachant, Agnès Poirier, José María Riba, Yuka Sakano e Ilda Santiago. También me gustaría rendir tributo al trabajo de François-Michel Allegrini, Oualid Baha, Lorenzo Chammah, Luc Dandrel, Simon Gabriele, Clayd Genestet, François Lardenois, Manuel Moutier, Emmanuel Raspiengeas, Adrien Valgadier, Wang Muyan y Julien Welter.

 

También debo dar las gracias a François Desrousseaux (secretario general), Aida Belloulid, Fred Cassoly y Clément Lemoine (departamento de prensa), Samuel Faure (departamento de patrocinios), Michel Mirabella (responsable de operaciones), Geneviève Pons (Un Certain Regard), Vinca Van Eecke (departamento Cannes digital), Caroline Vautrot (departamento de comunicación), Isabelle Michaud y Emiline Ange Gbehiri (Contabilidad), Nicolas Van Herrenthals, Olivier Bouilland y Pierrette Clain (informática), Christine Aimé (departamento de archivos), Patrick Lami (proyeccionista en París), Jean-Pierre  y Virginie Vidal, Sylvain Lauredi (Equipo Cannes), todo el equipo del Marché du Film, así como a Marie-Caroline Billault, nuestra asistente general.

 

Quiero tener un recuerdo especial para Fabrice Allard y Emilie Renault (departamento de acreditaciones), Laure Cazeneuve (Jurado) y Laurence Churlaud (Protocolo), cuyo esfuerzo, como el de tantos otros, ha sido interrumpido en buena medida. También es el caso de todos aquellos que nos ayudan en la Croisette: proyeccionistas, azafatos y azafatas, técnicos, agentes de seguridad, etc. Un recuerdo para ellos, por tanto, como también para los agentes de prensa que sufren actualmente dificultades económicas, los periodistas freelance, los empleados con contratos de duración determinada, los chóferes, los floristas, los cocineros, el personal de las cafeterías, los hoteleros y todos aquellos que, en Cannes y en otros lugares, también contribuyen a organizar este Festival junto a nosotros y contribuyen a su prestigio.

 

Junto con Pierre Lescure, nos gustaría expresar nuestra gratitud con el CNC, la Región PACA y el Consejo general de Alpes-Marítimos por su apoyo incondicional. Un apoyo valiosísimo que nos brinda también el Ayuntamiento de Cannes, una ciudad especialmente amenazada por la crisis económica que se avecina.
 

Finalmente, querríamos dar las gracias a todos los patrocinadores privados gracias a los cuales el Festival puede existir tal y como lo conocemos y que atraviesan las mismas dificultades.

 

Y en cuanto a todos nosotros, tendremos más energía y ganas de reencontrarnos en 2021 y hacer el festival más hermoso posible.

 

Para acabar, una tradición importante aunque teñida de tristeza. Quiero recordar la memoria de aquellos que, durante todos estos años, han honrado a Cannes con su presencia, su apoyo y su afecto: los periodistas Claude Carrez y Peter Van Bueren, nuestro querido colega José María Riba, así como Jean Douchet, Philippe Nahon, Christophe, Guy Bedos, Tonie Marshall (miembro del jurado Un Certain Regard en 2012), Jean-Loup Dabadie (miembro del jurado en 1974), Kirk Douglas (presidente del jurado en 1980) y Michel Piccoli, tan a menudo presente en Cannes como actor y director, premio a la mejor interpretación en 1980 y miembro del jurado en 2007, y que hizo su última aparición en competición con la película de Nanni Moretti Habemus Papam en 2011, antes de confiar sus recuerdos a nuestro antiguo presidente Gilles Jacob en J’ai vécu dans mes rêves.

 

Una última cosa: el año 2020 es el del centenario de Federico Fellini. Durante doce días, habríamos recuperado juntos aquellas tres palabras del Maestro que Quentin Tarantino nunca deja de repetir de forma atronadora y que, más que nunca, corren por nuestras venas de cinéfilos:

 

Viva il cinema !

 

Nos vemos en las salas.

 

Thierry Frémaux

 

Compartir el artículo

En profundidad

73 edición En salas el 02.06.20

La Selección oficial 2020

 
Por Thierry Frémaux

 

A causa de la pandemia mundial, el Festival de Cannes no se celebrará este año en las condiciones habituales ni en las fechas previstas originalmente: del 12 al 23 de mayo de 2020. El 19 de marzo, fue aplazado hasta principios de julio. Junto con Pierre Lescure, presidente del Festival, consideramos que teníamos hasta el 15 de abril para tomar una decisión. Pero, el 13 de abril, las autoridades francesas anunciaron que no podía celebrarse ningún gran evento cultural durante el verano. Puesto que septiembre es tradicionalmente el momento de nuestros colegas internacionales de los festivales de Venecia y Toronto, no era cuestión de invadir su espacio. En cuanto a organizar Cannes más tarde, en octubre o noviembre, después de todos los festivales que se celebran a principios de otoño, no era una opción viable.

Separar las direcciones con comas * Campos obligatorios
73 edición02.06.20

La Selección oficial 2020

Separar las direcciones con comas * Campos obligatorios
.

.

.